Unión entre Marketing Online y Diseño Gráfico, las claves del éxito

A menudo vemos que hay dos caminos diferenciados en el mundo de las ventas online. Por una parte nos encontramos a los ejecutivos agresivos obsesionados con las ventas que no importa qué hagas ni cómo con tal de vender. Por otra parte están los diseñadores hipsters megacreativos que buscan la satisfacción visual. Entre esas dos partes siempre hay malas caras y feas palabras que en pocos casos llegan a un acuerdo. Efectivamente estamos hablando de marketing online y diseño gráfico.

En este post y, en general, en este blog intentaré demostrar que el equilibrio entre las dos partes no sólo es posible sino que, además, es beneficioso para las ventas. El diseño cada vez es más importante porque los usuarios buscan más que la información de los productos en sí, también buscan una estética más agradable, una imagen del producto de calidad y en armonía con el resto.

En el equilibrio reside el éxito. La organización y la coordinación entre ambas partes es la clave para triunfar. Cada día vemos mejores diseños gráficos que integran las técnicas de ventas del marketing online.

En el equilibrio reside el éxitoPara ello lo primero que hay que hacer es establecer los objetivos de la campaña o la acción que se quiera llevar a cabo. Esta parte hay que dejarla bien clara para que posteriormente el diseñador pueda dejar volar su imaginación sin necesidad de perder de vista la meta final. Dependiendo de los objetivos se pueden tomar varios caminos pero siempre tienen que ir unidos el diseño y el marketing.

Cuando la línea de diseño esté marcada hay que pedir opinión a la parte del marketing para verificar el diseño y comprobar que se entiende lo que se quiere transmitir, que las estrategias siguen presentes y que se puede lograr el objetivo. Esto no quiere decir que el diseñador tenga que bajarse los pantalones ante las rectificaciones, su trabajo tiene que ser justificado. Y al revés, las técnicas de marketing tienen que ser los pilares y no tienen que ser sacrificados algunos elementos indispensables porque en el diseño “no queda bien”.

Antes de poner en marcha la campaña siempre hay que realizar un test, aunque sea entre los integrantes del equipo, para verificar que funciona. Es importante que la persona que realiza el test sepa lo menos posible sobre el proyecto y que se ajuste al público objetivo. Por ejemplo, si estamos realizando una campaña de banners sobre casas rurales buscaremos a alguien que esté trabajando en otra acción (que no esté al tanto de la evolución de nuestro proyecto) y que le guste viajar o hacer escapadas. Tras esta prueba podremos ver qué está bien encaminado, que hay que cambiar o qué hay que añadir.

Tras este proceso obtendremos un trabajo final con una perfecta unión entre marketing y diseño que seguramente ayudará a conseguir los objetivos fijados y a mantener a ambas partes contentas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *